domingo, 26 de abril de 2015

LA UNION EUROPEA ES RESPONSABLE DEL GENOCIDIO EN EL MEDITERRÁNEO


LA UNIÓN EUROPEA ES RESPONSABLE DEL GENOCIDIO EN EL MEDITERRÁNEO. NO MÁS MUERTES EN LAS FRONTERAS 


700 personas ahogadas el sábado 18 de abril; 400 el pasado domingo, día 12; 1.100 víctimas que se suman a otras 950 en el primer trimestre de este año. A sumar a las 3.500 muertas y desaparecidas en 2013.¿Hasta cuándo este reguero de vida humanas sacrificadas por las políticas migratorias y de cierre de fronteras de la UE?Estos dramas tienen lugar por la negativa de la UE a permitir el acceso a su territorio a las personas en busca de asilo y refugio, fugitivas de los conflictos de Siria, Eritrea, Libia, Sudán… lo que convierte en papel mojado el proclamado derecho de asilo. Y es consecuencia, también, del cierre total de vías legales de acceso para aquellas personas que buscan una vida mejor, para ellas y sus familias.La UE, se empeña en levantar muros, alambradas, desplegar navíos militares, invirtiendo en ello más de un centenar de millones de euros, con la vana ilusión de levantar una barrera infranqueable para migrantes y refugiados.Y elude su responsabilidad, culpando a mafias y traficantes sin escrúpulos de esta situación. Pero ¿quién ha posibilitado que surjan y florezcan? Las políticas comunitarias que cierran cualquier otra vía de acceso.

Como ciudadanos/as no podemos permanecer impasibles.

IN MEMORIAM JANET BELTRÁN,

video

sábado, 25 de abril de 2015

BUEN CINE

PRIDE  


Año: 2014

Duración: 120 min.

País: Reino Unido

Director: Matthew Warchus

Guión: Stephen Beresford

Intérpretes:

Ben Schnetzer, Monica Dolan, George MacKay, Bill Nighy, Andrew Scott, Imelda Staunton, Dominic West, Paddy Considine, Joseph Gilgun, Sophie Evans, Jessie Cave, Freddie Fox

Sinopsis: 

En el verano de 1984, siendo primera ministra Margaret Thatcher, el Sindicato Nacional de Mineros (NUM) convoca una huelga. Durante la manifestación del Orgullo Gay en Londres, un grupo de lesbianas y gays se dedica a recaudar fondos para ayudar a las familias de los trabajadores, pero el sindicato no acepta el dinero. El grupo decide entonces ponerse en contacto directo con los mineros y van a un pueblecito de Gales. Empieza así la curiosa historia de dos comunidades totalmente diferentes que se unen por una causa común. (tomado de filmin) 

Dos luchas diferentes; una es una reivindicación laboral y otra es una lucha por el reconocimiento de la identidad sexual; ambas diferentes, pero ambas justas; cuando luchamos por lo justo, nada debe ser diferente, nada debe ser ajeno. 

Dos horas de película que pasan rápidamente gracias a las situaciones cómicas que se producen en la relación de los rudos mineros con el grupo de LGSM (Lesbianas y Gays apoyan a mineros sus siglas en inglés). Hay diferencias entre ellos, pero lo que intenta poner de manifiesto el cabecilla del grupo de los gays es que uno no puede luchar sólo por sus intereses. Cuando una persona es capaz de movilizarse por algo que le afecta directamente tiene que ser capaz de movilizarse también por otras causas justas. No podemos mirar hacia otro lado cuando podemos hacer algo por los demás. La lucha debe ser solidaria o fracasará. 

El representante de los mineros del pueblo elegido se siente impresionado por las muestras de solidaridad de gente desconocida. La huelga de mineros de 1984 duró un año. Muchas familias pudieron soportarla gracias a los fondos de resistencia que se nutrían de la generosidad y solidaridad de otras personas no implicadas en la huelga. 

Los mineros supieron después devolver el favor y el Sindicato de Mineros desfiló en Londres en el primer Día del Orgullo Gay que se celebró una vez acabada la huelga, demostrando el apoyo de los mineros a un colectivo que en esos años estaba empezando a conocer el miedo al SIDA. Hoy por mí, mañana por tí. 

Después de reir durante toda la película acabamos con un nudo en la garganta por el mensaje que transmite, con un aplauso espontáneo de los no muchos espectadores de la sala y con un subidón reivindicativo que pusimos en práctica nada más salir del cine.